Catadores de experiencias claves para entender la evolución de los motores de búsqueda

Catadores de experiencias claves para entender la evolución de los motores de búsqueda

Ya revisamos en los capítulos anteriores las maneras en las que los motores de búsqueda han cambiado nuestra vida en este momento histórico donde somos prosumidores digitales. Revisamos la evolución del internet desde un momento arcaico y poco útil hasta el momento actual, como parte de nuestra experiencia social y comercial con las marcas y personas. 

 

Los motores de búsqueda son herramientas que nos permiten acceder a información relevante desde cualquier lugar en cualquier momento. 

 

Nótese que una de las palabras más importantes de la definición que ya mencionamos es la palabra “relevante”. Un motor de búsqueda, o metabuscador, más que encontrar todo lo relacionado con un tema en el internet y presentarlo a un usuario, tiene como tarea fundamental clasificar la información que logra capturar e indexar y presentarla en orden de relevancia. 

 

De esta forma, con la lógica no expresada y a la vez universal, el usuario sabe que en la primera página podrá encontrar algún resultado que resuelva su intención de búsqueda. 

 

Un motor de búsqueda entonces no vende únicamente conocimiento y respuestas a las preguntas de sus usuarios, más que eso, vende una experiencia humana cada vez más fluida en la que resolver cualquier cosa es menos dispendioso, más ágil, y de mejor calidad. 

 

Un motor de búsqueda vende experiencias curadas de información, navegación y acciones, que pueden ejecutarse por internet y/o que tienen un impacto en la vida (digital y no digital) de las personas. 

 

¿Cómo han cambiado los motores de búsqueda y qué significa esto para el SEO?

Al igual que todas las tecnologías, los motores de búsqueda han evolucionado para cumplir con su tarea de presentar a los usuarios resultados más relevantes todos los días. 

 

Al principio, era un sistema enfocado en las máquinas, un sistema predecible, en el que incluyendo unos términos de búsqueda con cierta frecuencia, haciendo ciertas optimizaciones en tu página, e invirtiendo un dinero en pauta lograbas aparecer en los primeros resultados. 

 

En su momento, esto funcionaba, en realidad curaba la información que existía (porque no había tanta como hoy) y le permitía a los buscadores ser relevantes como la nueva enciclopedia y canal de ventas de productos y servicios. 

 

Sin embargo, este sistema de entender los buscadores es obsoleto hoy en día. 

 

Las personas a cargo de los buscadores se dieron cuenta que así como existían sitios que cumplian con las normativas básicas de posicionarse con contenidos que se relacionaran con lo que buscaban los usuarios, existían muchos otros que tenían prácticas de Black Hat SEO para posicionarse rápido y ganar popularidad aunque no tuvieran nada que ver con lo que el usuario necesitaba. 

 

Esta problemática llevó a los equipos desarrolladores a plantearse una pregunta ¿Cómo podemos hacer que los buscadores resuelvan las necesidades reales de las personas?

 

Con esta incógnita, se vieron en la tarea de reconsiderar lo que hacían y enfocarse en el usuario como el centro de la experiencia de búsqueda, analizando el comportamiento real de las personas en el momento en el que interactúan con los contenidos para determinar su relevancia. 

 

Esta nueva versión del SEO, en la que se optimiza todo para que los seres humanos puedan encontrar las mejores respuestas reales para lo que sea que necesiten (aunque optimizar para la máquina sigue siendo igual necesario) es lo que nos lleva a entender que el SEO se enfoca esencialmente en las personas, no en los algoritmos que le permiten a Google definir la relevancia de los contenidos.

 

En un primer momento, el SEO era un tema técnico, predecible, y que permitía obtener resultados desde que los robots de Google así lo desearan. 

 

Ahora, el SEO es un tema técnico y antropológico; menos predecible ya que busca resolver incógnitas de todo tipo de personas, aunque los resultados que en realidad están buscando sean tangenciales o contextuales. Esto no significa que lo técnico pase a un segundo plano, de hecho este proceso es esencial para obtener buenos resultados en una estrategia SEO.

 

Más que eso, lo que queremos transmitir y que ustedes los lectores comprendan es que optimizar para las personas, con consciencia y resolviendo realmente sus preguntas, es lo que le va a permitir a los robots determinar que el contenido es relevante. No al revés.  

 

Infografía

 

Qué es y qué no es un motor de búsqueda hoy en día:

¿Qué no es?

¿Qué es en realidad?

Un canal donde ocurre un proceso de optimización de contenidos digitales para los motores de búsqueda.Un lugar donde ocurre una experiencia de optimización de contenidos digitales para las personas.
Un lugar en el que los robots de Google puedan entender qué se está comunicando para así darle un mejor puntaje y relevancia.Un lugar en el que las personas resuelven sus problemas de la manera más intuitiva y adecuada dependiendo el término de búsqueda y su intención de búsqueda.
Un canal en el que pagas para convencer a la gente de comprar tus servicios y/o productos aunque no tengan un interés en ellos.Una nueva dimensión de consumo para llegar a una mayor cantidad de personas con información que resuelva sus necesidades.
Un canal que funciona principalmente comprando visualizaciones o clicks para salir más arriba en los resultados.Una nueva dimensión de consumo en la que puedes combinar estrategias pagas y orgánicas para resolver problemas reales de tus usuarios.
Una canal adicional a los canales offline en la podemos investigar cosas o comprar productos o servicios sin salir de nuestra casa.Una nueva dimensión de la experiencia humana que nos permite tener más conocimiento y decidir más acertadamente cómo resolver nuestros problemas.
Una vitrina adicional para mostrar tus productos y servicios a más personas y aumentar tus ventas.Un lugar donde se da una experiencia fluida y sencilla, basada en el comportamiento real del usuario que le permite a las marcas resolver las intenciones de búsqueda que tengan los usuarios.
Un canal muy competido en el que posicionarse por un término de búsqueda es muy difícil porque hay mucha competencia.Un lugar en el que encontrando términos de búsqueda acertados que se relacionen con la intención de búsqueda del usuario te puedes posicionar con contenidos conscientes.
Un canal de marketing para conseguir nuevos clientes.Una experiencia, una dimesión, un lugar omnipresente y ubicuo en la cotidianidad de los humanos.
Un canal separado de la experiencia de consumo de las personas.Un componente intrínseco de la experiencia de consumo contemporánea de todos los seres humanos.
Algo adicional en un canal digital por lo que puedes pagar sin importar lo que ofrezcas para que tu marca crezca y logre más ventas.Algo esencial para que tu marca sea reconocida como una marca que se preocupa por sus usuarios, que resuelve sus problemas, y les ofrece productos o servicios ideales que les facilitan la vida.

Existen muchas más cosas que podemos tener en cuenta, si quieres saber más déjanos tu correo y te contactaremos en la menor brevedad posible.

 

¿Quieres saber un poco más de SEO técnico? Déjanos tu correo y te contactaremos en la menor brevedad posible.

Guia SEO